La montaña espiral se derrumba y los niños flotan en la oscuridad. Gennai les explica que el mal que creo a los Amos Oscuros salió del Muro de Fuego. Les cuenta una antigua historia sobre un extraño ser que camino a través del Muro de Fuego y casi causó la destrucción del Digimundo. Fueron los primeros niños elegidos los que derrotaron al mal la primera vez. Los chicos fueron invocados porque un nuevo mal había surgido del fuego. Existe una profecía que dice que este mal sumergirá al mundo en la oscuridad, que es en la que los chicos están flotando. La transmisión se corta antes de que Gennai pueda revelar la identidad de la fuerza maligna. El mal pronto surge en la forma de Apocalymon, que cuenta con los ataques de todos los Digimon malvados que los chicos han vencido en el pasado. Destruye sus emblemas y así impide que los Digimon puedan transformarse. Envía a los niños y sus Digimon al mundo de datos. La capacidad de los niños de creer en sí mismos restablece el poder de sus emblemas que en realidad eran sus corazones. Consiguen volver a su estado normal regresando al digimundo y preparados para luchar contra Apocalymon.